Este web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Al navegar, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. En cualquier momento puedes cambiar la configuración de 'cookies' de tu navegador.

Blog

Social Media

Isaac Almendros | @isaa2at_

Actualmente estar presente en Internet es casi una obligación, “si no apareces en Google no existes”. Para algunas personas no será totalmente necesario, pero para una gran mayoría a la hora de venderse como profesional de un campo específico, ya sea para encontrar trabajo o que te encuentren clientes, es imprescindible tener una buena presencia online, porque te acabarán buscando en la red y lo que aparezca en los buscadores y las redes sociales sobre ti determinará en buena medida tus posibilidades de que te contraten.

Intencionadamente o no, todo lo que proyectamos sobre nosotros mismos hace que nos posicionemos de una determinada forma en la mente de las demás personas. Comunicamos con el lenguaje corporal, la forma de vestir, las acciones que realizamos, lo que decimos o lo que publicamos en Internet…

Para cuidar tu imagen digital y cómo te perciben tus clientes o tus jefes, compradores o lectores potenciales, te proponemos una serie de consejos que harán que tu marca personal esté mejor construida, ayudando a atraer la atención de las personas adecuadas.

1. Define tu marca

Debes escribir una biografía potente, así podrás conectar más con la gente, llamar su atención y que sepan si eres lo que estás buscando. Ten en mente qué es lo que más te gustaría que la gente supiera sobre ti para rellenar la biografía. Puedes poner tu trabajo, tu especialidad, mostrar tus intereses, tu personalidad o estudios. Tu potencial audiencia se hará preguntas que tu biografía debería contestar, toma estas en consideración e intenta responderlas en tu bio. Ante todo, sé original y trata de responder a estas cuatro preguntas:

  • ¿Quién es esta persona?
  • ¿Qué hace?
  • ¿Tiene algo que ofrecerme?
  • ¿Hay algo destacable sobre él/ellos?

2. Diseña tu marca.

Lo primero: ¿qué nombre usarás en las redes sociales? Nombre y apellido,  apellidos, un apodo… Lo ideal es que sea un nombre memorable que te identifique o te sitúe en un campo profesional concreto; es muy recomendable mantener uniformidad de nombres en el dominio de la página web y sobre todo entre los diferentes perfiles en redes sociales. Cuando elijas un nombre adecuado comprueba que esté disponible en todas las redes sociales en las que quieres estar presente. Hay herramientas que te permiten hacer esto de forma automática, como Checkusernames o Namecheck.

Para ayudar a transmitir los valores de tu marca puedes usar colores que se asocien a éstos. En este gráfico puedes ver los diferentes colores usados en los logotipos de marcas reconocidas y lo que simbolizan.

La foto de perfil, así como las imágenes complementarias de portada o cabecera, también han de estar adaptadas a lo que quieras transmitir. Usa imágenes que te definan y tengan el tono adecuado a tu marca.

3. Plantéate cómo quieres que te vean.

Este punto es la base para construir la presencia online de tu marca personal tras haberla definido. Has de reflexionar sobre qué es lo que quieres proyectar sobre tu marca y que el público perciba y asocie a ella, también en el offline (tarjetas de visita, tu currículum, etc.). Algunas preguntas que te ayudarán durante este punto son estas:

  •  ¿Qué tipo de marca personal quiero?
  • ¿Qué me diferencia de mis posibles competidores?
  • ¿Cómo voy a posicionar mi marca personal?
  • ¿Soy generalista, especialista o ambos?
  • ¿Mi look complementa mi marca personal?
  • ¿Mi biografía me ayuda a construir mi marca personal?
  • ¿Me estoy presentando a mí mismo como alguien de quien merece la pena hablar?

4. Sé coherente.

Una vez que te has planteado qué es lo que quieres que los demás perciban sobre ti y tu marca, has de implementarlo y tomar acciones para ello. Por tanto, todo lo que publiques en redes sociales, blogs o web ha de ir acorde a lo que quieres mostrar. Esto ayuda a identificarte y reconocerte más fácilmente, además de denotar que muestras una preocupación por cuidar esos aspectos. Todo ha de reforzar a tu marca. El estilo de tus comunicaciones, temática o el tono de tus mensajes han de estar en sintonía con los valores de tu marca y ayudar a conseguir los objetivos que te hayas propuesto.

5. Adapta el contenido.

Dentro de la coherencia que se recomienda entre las diferentes redes sociales, has de tener en cuenta que cada plataforma tiene unas características concretas, un tipo de público diferente y unas normas de netiqueta. Los contenidos que publiques en cada red social han de estar especialmente adaptados teniendo en cuenta el público al que va dirigido y las posibilidades que te ofrece cada red social. De este modo estás aprovechando al máximo las herramientas que cada red social te ofrece a la vez que estás haciendo que tu contenido sea mejor recibido por cada público, es decir, ese contenido está preparado especialmente para el público de esa plataforma.

6. Precaución, amigo comunicador.

Cuidado con lo que publicas. Las redes sociales son una estupenda herramienta para darte a conocer, para bien o para mal. Ejemplos hay muchos: fotos de fiesta loca, comentarios salidos de tono, opiniones extremas sobre ciertos temas… Es importante mantener cierta decencia en la red si no quieres que estas se vuelvan en tu contra; siempre que publiques o comentes, hazlo respetuosamente.

7. No tengas miedo en copiar y pegar noticias.

Compartir noticias en tus redes sociales ayuda a demostrar cuáles son tus intereses, las cosas que encuentras curiosas, lo que te preocupa. Publicando enlaces a noticias de un tema en concreto estás posicionándote como interesado y atraído hacia un campo determinado, lo cual hará que resalte ese aspecto de tu marca personal. En definitiva, estás mostrando a tu potencial audiencia que son temas de los que estás muy bien informado.

8. Búscate en Google

Puede parecer algo egocéntrico —tranquilo, que no es como hacer like a tus publicaciones en Facebook— pero cuando tratas de cuidar y mantener una buena reputación online es necesario comprobar periódicamente qué es lo que aparece cuando buscas tu nombre o marca en los buscadores. Es importante porque tienes que saber qué encontrará cualquier persona si quiere saber algo de ti. La información es poder, tienes que saber si lo que aparece te interesa, es conveniente, o te perjudica.

Tu reputación online no está totalmente bajo tu control, también es el resultado de lo que otros dicen, escriben y transmiten a los demás en cualquier parte de la web social. ¿Reactivo o proactivo? Tendrás que decidir si dejar que esos comentarios de familia, amigos, clientes, ex-clientes o empleados fluyan sin control espontáneamente o no.

Si esos comentarios o resultados en un buscador te parecen convenientes o adecuados, perfecto, pero si no son los que te gustaría que los demás vieran, debes trabajar para que esto no sea así. A través de técnicas de mejora de posicionamiento SEO puedes conseguir que ciertos enlaces a páginas web o redes sociales propias aparezcan los primeros en los resultados, lo que hará que tengan mayor visibilidad los que te interesan, y menos los que no.

9. Sé tú mismo.

Al final de lo que se trata es de venderse, por lo que también tienes que dejar ver tu personalidad; si tienes un punto “friki”, te gusta un grupo de música, has visto una película que te ha gustado… está bien que lo cuentes, no se trata de “vender” lo que haces todo el tiempo. Con esas publicaciones estás siendo más cercano, más accesible, no una figura rígida, lo que te permite conectar con tu audiencia a otro nivel, más personal.10. ¿Por qué todas las listas tienen que tener 10 puntos?

10. ¿Por qué todas las listas tienen que tener 10 puntos?

¿Tienes hambre?

Te recomendamos que visites Sambhu, un restaurante en el corazón de Ruzafa (Valencia) ¿Quieres saber por qué?

Bon appétit!

Contacto

Formulario de contacto

¿Cómo podemos ayudarte?

Diapasó